17.280 templos y 66.197 misas
   
Fachada y cúpula de la Basílica de San Pedro (detalle), ss.XVI-XVII. Ciudad del Vaticano.

Busca el horario de misa en cualquier templo o iglesia donde se celebre la Eucaristía

Fachada y cúpula de la Basílica de San Pedro (detalle), ss.XVI-XVII. Ciudad del Vaticano.

Evangelio de hoy

Sábado XI del tiempo ordinario

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al dinero. Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas? Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida? »Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos. Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos? Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. [...] (Mt 6,24-34)

Santoral

Beata María Rafaela Cimatti

Nació en una familia humilde en 1861 en Ravena (Italia). Con siete años, recibió el sacramento de la Confirmación y era catequista en su parroquia. Después de la muerte de su padre, se hizo cargo de sus hermanos. En 1889 ingresó en las Hermanas Hospitalarias de la Misericordia e hizo el voto hospitalario. La enviaron a Alatri como ayudante de farmacéutico, y posteriormente la trasladaron a Frosinone, de donde fue superiora. Después de 50 años en el cargo, siguió en la comunidad atendiendo a enfermos y dedicando tiempo a la oración. Durante una de las etapas más duras de la Segunda Guerra Mundial en 1944 llegaban muchos heridos a los que Sor Rafaela daba tanto amor y consuelo que ellos la llamaban mamá.


loading
X
Instalar