17.784 templos y 66.877 misas
   
Fachada y cúpula de la Basílica de San Pedro (detalle), ss.XVI-XVII. Ciudad del Vaticano.

Busca el horario de misa en cualquier templo o iglesia donde se celebre la Eucaristía

Fachada y cúpula de la Basílica de San Pedro (detalle), ss.XVI-XVII. Ciudad del Vaticano.

Evangelio de hoy

Miércoles XXXIII del tiempo ordinario

En aquel tiempo, Jesús estaba cerca de Jerusalén y añadió una parábola, pues los que le acompañaban creían que el Reino de Dios aparecería de un momento a otro. Dijo pues: «Un hombre noble marchó a un país lejano, para recibir la investidura real y volverse. Habiendo llamado a diez siervos suyos, les dio diez minas y les dijo: ‘Negociad hasta que vuelva’. Pero sus ciudadanos le odiaban y enviaron detrás de él una embajada que dijese: ‘No queremos que ése reine sobre nosotros’. »Y sucedió que, cuando regresó, después de recibir la investidura real, mandó llamar a aquellos siervos suyos, a los que había dado el dinero, para saber lo que había ganado cada uno. Se presentó el primero y dijo: ‘Señor, tu mina ha producido diez minas’. Le respondió: ‘¡Muy bien, siervo bueno!; ya que has sido fiel en lo mínimo, toma el gobierno de diez ciudades’. Vino el segundo y dijo: ‘Tu mina, Señor, ha producido cinco minas’. Dijo a éste: ‘Ponte tú también al mando de cinco ciudades’. [...] (Lc 19,11-28)

Santoral

San Edmundo

Nació en el año 841 en el reino de Estanglia (en el actual Reino Unido). Recibió la corona de manos de su hermano con 14 años. El nuevo rey gobierna con dotada sabiduría. Pero se inician incursiones piratas que siembran el pánico en la población, saqueando pueblos y, más fácil, monasterios y templos como el de Coldinghan, donde la abadesa santa Ebba fue degollada con todas sus monjas. Edmundo reúne como puede un pequeño ejército para hacer frente a tanta destrucción pero no quiere pérdidas de vidas inútiles de sus súbditos ni desea provocar la condenación de sus enemigos muertos en la batalla. Prefiere esconderse hasta que, descubierto, rechaza las condiciones de rendición por atentar contra la religión y contra el bien de su gente. Edmundo será torturado hasta la muerte siendo, por cierto, el último rey de Estanglia. Sus reliquias se conservaron en Bury Saint Edmunds, en West Sufflok (Reino Unido), donde en el año 1020 se fundó una gran abadía.


loading
X
Instalar