17.462 templos y 66.461 misas
   
Fachada y cúpula de la Basílica de San Pedro (detalle), ss.XVI-XVII. Ciudad del Vaticano.

Busca el horario de misa en cualquier templo o iglesia donde se celebre la Eucaristía

Fachada y cúpula de la Basílica de San Pedro (detalle), ss.XVI-XVII. Ciudad del Vaticano.

Evangelio de hoy

Domingo XXIX (B) del tiempo ordinario

En aquel tiempo, Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercan a Jesús y le dijeron: «Maestro, queremos, nos concedas lo que te pidamos». Él les dijo: «¿Qué queréis que os conceda?». Ellos le respondieron: «Concédenos que nos sentemos en tu gloria, uno a tu derecha y otro a tu izquierda». Jesús les dijo: «No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado?». Ellos le dijeron: «Sí, podemos». Jesús les dijo: «La copa que yo voy a beber, sí la beberéis y también seréis bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado; pero, sentarse a mi derecha o a mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado». Al oír esto los otros diez, empezaron a indignarse contra Santiago y Juan. Jesús, llamándoles, les dice: «Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder. [...] (Mc 10,35-45)

Santoral

San Hilarión (anacoreta)

Nació en el 291 en Palestina. De familia pagana y rica, fue mandado a estudiar a Alejandría, donde conoció a cristianos de la comunidad fundada por San Marcos. Optó por la fe, abandonando su anterior vida, y viajó al delta del Nilo para hallar al abad Antonio. Decide imitar su vida anacoreta y eso hace al regresar a sus tierras, pese a la herencia que le esperaba tras la muerte de sus padres. Buscó la soledad en el monasterio de Majuma y en Chipre, donde murió, dejando en herencia un Evangelio, una túnica, una cogulla (hábito) y un pequeño manto.


loading
X
Instalar