16.865 templos y 65.084 misas
   
Fachada y cúpula de la Basílica de San Pedro (detalle), ss.XVI-XVII. Ciudad del Vaticano.

Busca el horario de misa en cualquier templo o iglesia donde se celebre la Eucaristía

Fachada y cúpula de la Basílica de San Pedro (detalle), ss.XVI-XVII. Ciudad del Vaticano.

Evangelio de hoy

Viernes XIX del tiempo ordinario

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos que, para ponerle a prueba, le dijeron: «¿Puede uno repudiar a su mujer por un motivo cualquiera?». Él respondió: «¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra, y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne? De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre». Dícenle: «Pues ¿por qué Moisés prescribió dar acta de divorcio y repudiarla?». Díceles: «Moisés, teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón, os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero al principio no fue así. Ahora bien, os digo que quien repudie a su mujer -no por fornicación- y se case con otra, comete adulterio». Dícenle sus discípulos: «Si tal es la condición del hombre respecto de su mujer, no trae cuenta casarse». Pero Él les dijo: «No todos entienden este lenguaje, sino aquellos a quienes se les ha concedido. [...] (Mt 19,3-12)

Santoral

Santa Elena

Elena nació en el seno de una familia pobre en Daprasano (Nicomedia). Contrajo matrimonio con Constancio Cloro y tuvieron un hijo hijo que llegaría a ser César de Maximiano. Fue repudiada por motivos políticos para que su marido pudiera casarse con la hijastra de Maximiano y llegar a establecer así el parentesco imprescindible entre los miembros de la tetrarquía. Cuando murió Constancio, su hijo se la llevó a vivir con él a la corte de Tréveris. Cuando se aproxima a los 70 años, cada día anhela ver, tocar, palpar y venerar el sagrado leño donde Cristo entregó su vida por todos los hombres. Se dedicó a una afanosa búsqueda de la Santa Cruz con resultados negativos, pero, finalmente indagó entre los judíos y descubrió que, para privar a los cristianos de su símbolo, los judíos arrojaron a un pozo las tres cruces del Calvario y lo cegaron luego con tierra. Las excavaciones tuvieron éxito y Elena mandó hacer tres partes de la Cruz: una se trasladó a Constantinopla, otra quedó en Jerusalén y la tercera llegó a Roma. [...]

loading
X
Instalar